lunes, 5 de septiembre de 2016

LLÁMAME ROSWELL

  Llámame Roswell y no me enojo que siempre fui medio marciano
  para mis cosas y miré el mar, mojándome las patas con pantalones
  arremangados / siempre hubo una mujer, atrás en la playa....
  preparando el té o simplemente esperando a que la llevara a volar
  en mi nave marciana...

   Llámame Roswell  y no me enfado que siempre anduve enotroplaneta
   y me gustaba esa cosmogonía mía /  pero no te equivoques.......
   siempre -pero siempre- tuve una rara confianza en que nuevamente
   volvería a dibujarte y hacerte un poema de esos malos que perdonabas
    de puro vanidosa

   Llámame Roswell y no me ofusco que siempre consigné la ciencia ficción
  en paralelo con la poesía / porque ambas alteran el tiempo y el espacio........
   y nos corremos adelante, o dos pasitos para atrás y esos eventos ya no nos
   pertenecen, y solo son figura metafórica / desguañangada pulcramente
   por la inquieta  pluma del autor....

    Llámame Roswell y no me enojo...



 

 

lunes, 29 de agosto de 2016

ZELIGS

En su película Zelig, Woody Allen expone a un personaje camaleónico que se adapta a los más variados interlocutores, y puede dialogar ,sin problemas, con las más diversas líneas de pensamiento e ideologías porque sabe bien como parapetarse en lo protocolar, en decir lo que quieren escuchar... la tésis de este clásico podría se un ejercicio anticipatorio de lo que sucede hoy en las redes sociales.
Los Zelig contemporáneos son de halago fácil, piensan desde la corrección política todo su quehacer, usan la zalamería como moneda de cambio, pues creen que, sin dudas, ellos son geniales, por lo tanto tienen todo el derecho de determinar quienes son genios o no, quienes merecen ser elogiados. y quienes el entierro permanente.
Cuando los Zeligs saltan a la gestión cultural pueden sufrir mutaciones monstruosas, y el resto padecerlos por la eternidad, si la mini pyme crece exponencialmente puede que la capacidad protocolar disminuya y se les caiga el pelmazo prepotente que siempre fueron, cuando alguien logra sacarlos de sus casillas, todo el jugo ahí exprimido alcanza ribetes épicos, ojalá tener cámara y hacer un pequeño clip, con Carmina Burana de fondo.

MI PELÍCULA INOLVIDABLE


"Primera regla de oro: Los que tienen el oro hacen las reglas"
They Live, John Carpenter

domingo, 26 de junio de 2016

Cuando me falte / me faltes

Y cuando me falte/ me faltes
 pero de verdad,
esa falta definitiva
de la que no hay regreso

CAERÉ.
CAERÉ.
CAERÉ.

y me gustará caer
hasta desaparecer...
para cuando me falte/ me faltes
no existirán ni cojines/ ni cojones
donde caer blandito...

y me iré degradando
en la pena, en el espanto,
en la agridulce certeza
que ya no vuelvo,
en el incierto reflejo
de días equívocos
con gestos de poco esmero,

en una luna imperfecta
donde te robé los besos,
en mis dibujos y libros
para quien no tengo
                       herederos....

y si me falto / me faltas
confesaré mis abrazos
 y bocetearé el saludo
     de un par de gatos
                          sinceros